La popularidad de la leche sin pasteurizar puede atraer riesgos para la salud de los niños pequeños, ancianos y mujeres embarazadas, según los médicos.

Un comunicado emitido por la Academia Americana de Pediatría, afirma que aunque las personas pueden pensar que la leche cruda es más saludable y más nutritiva que la leche pasteurizada, carecen de fundamento. En los últimos años, los defensores han explicado cuales son (según ellos) los beneficios de la leche cruda para el cuerpo, y es que según sus palabras esta no contiene antibióticos u hormonas que veces se encuentran en la leche pasteurizada, que se calienta y luego se enfría rápidamente para matar las bacterias potencialmente perjudiciales.

Algunos incluso han argumentado que el consumo de leche cruda puede prevenir la intolerancia a la lactosa, aunque no hay estudios independientes que hayan apoyado esto. Los autores de la declaración, dirigido por el Dr. Yvonne Maldonado, profesor de pediatría en la Escuela Universitaria de Medicina de Stanford en California, tiene en cuenta que de 1998 a 2009, hubo 93 casos registrados de brotes de enfermedades asociadas con leche cruda o leche sin pausterizar, productos que causaron 1.837 enfermedades, 195 hospitalizaciones y dos muertes.

La mayoría de las infecciones fueron causadas por E. coli, salmonella o la infección por Campylobacter. Un estudio de 2011 concluyó que la leche cruda y sus derivados son legales en 30 estados, pero sólo unos pocos estados permiten su venta en las tiendas de comestibles (California es uno de ellos).

“Nosotros inventamos la pasteurización para prevenir estas enfermedades horribles”, dijo Maldonado en un comunicado. “No hay realmente ninguna buena razón para tomar leche sin pasteurizar.” La leche pasteurizada tiene los mismos nutrientes, proteínas, vitaminas y calcio, y es menos probable que cause este tipo de infecciones.

Envíos interestatales, las ventas de la leche cruda y este tipo de productos fueron prohibidos en Estados Unidos por Food and Drug Administration (FDA) en 1987, pero la agencia no tiene poder para evitar que los productos fabricados dentro de un estado puedan ser vendidos dentro de sus fronteras. Como parte de su nueva política, publicado en la revista Pediatrics, el grupo pediátrico respalda una prohibición nacional de la leche cruda, y alienta a los médicos a informar a sus pacientes.